Alianza estratégica para una solución integral

Decir que el conjunto es más que la suma de sus partes parece ya una obviedad, sin embargo es lo que sucede cuando dos empresas como Consultores en IT y Neosistemas complementan sus soluciones para ofrecer a sus clientes un servicio integral, satisfaciendo así necesidades no cubiertas por la oferta tecnológica actual.

“El origen de esta alianza, más allá de conocer pormenorizadamente ambas empresas y saber de antemano que contamos con soluciones sinérgicas, se origina en el propio cliente pyme, dónde encontrarnos un gap importante no sólo entre lo que nos reclaman y lo que reciben, sino también entre la calidad de servicio que necesitan y la que se les está ofertando desde las empresas tecnológicas”, comentó el Ing. Horacio Biscoglio, director de CIT. “La idea, entonces, al reconocer esta falta de respuestas que estaban teniendo las pymes y el tipo de herramientas y soluciones con que contábamos por separado, decidimos iniciar un proceso de integración que, tras varios meses de análisis, pruebas y mejoras, nos llevó al estadío de maduración actual, del que particularmente, estamos muy orgullosos”, completó Julián Tagarro, director de Neosistemas.

Para los directivos, la situación de algunas pymes en la actualidad sigue requiriendo un enfoque más profesional pues sigue apareciendo la figura de un programador conocido o amigo que diseña, con mayor o menor suerte, una solución para un negocio que no se actualiza ni brinda seguridades mínimas de funcionamiento. Con un mercado tan exigente y competitivo como el actual, las empresas suelen perder muchísima productividad ante esta situación, pues su sistema es el responsable de coordinar, registrar y resolver sus operatorias diarias.

“Por ejemplo, hace poco estuve en una empresa que trabajaba con un software gratuito y el apoyo tecnológico se lo daba un comerciante vecino que entendía de programación, pero que no tenía ninguna disponibilidad ni conocimientos avanzados como para optimizar, resolver o, incluso, implementar correctamente el sistema con el que trabajaban. Creo que eso es restarse valor como empresa”, comentó Biscoglio.

“Pierden de vista que el gasto que les genera esta forma de trabajo ineficiente, termina siendo mucho más valioso que la inversión en una solución base como la que estamos ofreciendo ahora. Y ni hablemos de la cantidad de pequeñas empresas que se ven incluso expuestas al cierre por no contar con una correcta organización de sus tareas. A esto también contribuye un sistema elaborado y mantenido por profesionales”, agregó Tagarro.

Ambos empresarios coincidieron en que es clave transmitir la idea y reflejarla con la oferta misma, de que la maximización de recursos no lleva asociada una gran erogación de dinero, como muchos pueden pensar. Invertir en tecnología en forma racional, no tiene nada que ver con gastar en comprar computadoras. Se trata de realizar un análisis minucioso de necesidades y brindar una respuesta profesional y a medida del negocio. Con esto se gana notable eficiencia y se aporta a la empresa una competitividad que antes no tenía.

El desafío para la oferta propuesta por CIT y Neosistemas pasa ahora porque el mercado de la pyme entienda la diferencia entre gastar e invertir y apliquen este conocimiento en beneficio de su propio crecimiento.

Solución ofrecida

Solución integral para la gestión de una Pyme. Implementación de un software de gestión, mantenimiento, control y monitoreo integral de infraestructura tecnológica, mesa de ayuda y consultoría sobre todas las tecnologías implementadas y posibles de ser utilizadas.

Beneficios funcionales

Reducción de costos y tiempos asociados a si actual falta de calidad, a los fallos y caídas de los sistemas que utilizan. Seguridad y protección total de la información corporativa. Relación con un único y profesional proveedor tecnológico, que integra la información y ofrece ayuda y asistencia permanente.

Formas de pago y precios

Adecuados a los requerimientos de las pymes, ofrecemos cuotas sin interés y un cobro de servicios de soporte según el uso que realice el cliente. Se evita así cualquier gasto superfluo, llegando incluso a resultar el gasto menor al típico contrato con un programador recién recibido.

0 Comentarios

Deja un comentario