La certificación y el valor del liderazgo

La forma de certificación impuesta en el mercado por Microsoft para los profesionales que quieren validar sus conocimientos, tiene como característica principal el hecho de aprobar el saber de personas y no de organizaciones. Es decir, cuando una empresa muestra sus certificaciones, lo que hace es exhibir los logros de los integrantes de esa institución que, a través de dicho reconocimiento, aportan valor a la empresa.

En el caso de Consultores en IT, su director, el Ing. Horacio Biscoglio, el día 3 de octubre cumple quince años de su primera certificación Microsoft y, desde ahí hasta estos días, se ha convertido en una de los profesionales con mayores logros de tal tipo en nuestro país. En muchas ocasiones estos acontecimientos no son más que placas en una pared, que quedan en su sitio hasta que los destinos de las personas se bifurcan y se van debajo del brazo de unos o de otros. Pero en el caso de Biscoglio, sus logros están íntimamente asociados a las metas alcanzadas por su empresa: el prestigio aportado por las certificaciones se ha extendido a todos los rincones de la organización, alcanzando con esto también a cada uno de sus clientes.

Esa es una de las razones por las que Consultores en IT tiene una tasa de fidelización de clientes que supera por mucho a la media del sector y de la región. Prácticamente todas las organizaciones que se han vinculado a CIT, continúan siendo asistidas por la tecnológica rosarina, fundamentalmente en el lo que refiere al paso del desktop a la nube y a la seguridad de su red corporativa.

Muchas veces las certificaciones son simplemente la forma objetiva de validar un conocimiento profesional. En otras ocasiones, además, se convierten en herramientas que en manos de los líderes adecuados pueden conducir a sus empresas hacia el éxito. Este es caso de Biscoglio y Consultores en IT.

0 Comentarios

Deja un comentario